Esto permite que el soporte que le brinda al negocio sea consistente con base en las herramientas más actualizadas, y a su vez, que la labor de “consultoría” que puede desempeñar hacia otros departamentos, considere todas las opciones e instrumentos posibles para el logro de sus objetivos.

En muchas empresas el uso de nuevas tecnologías y herramientas disponibles son un tabú para los gerentes o directores de distintos departamentos. El área de mercadotecnia, al estar en constante contacto con dichos elementos, es capaz de romper con paradigmas mediante propuestas innovadoras que revolucionen las antiguas metodologías de trabajo”, menciona Benjamín Jaramillo.