Encuentre a su "media naranja" para ser más productivo.

Bien sea para proyectos en las escuelas de negocios, para crear o fusionar start up o para trabajar en grandes organizaciones. Elegir a los mejores y a los más brillantes es importante, pero existen más factores que hay que tener en cuenta.

El secreto está en la creación de 'emparejamientos simbióticos'; cuando la plantilla se agrupa con ciertas fuerzas complementarias, a un metro más o menos de distancia, la gente tiende a rendir más. Las fuerzas continúan siendo las mismas, pero los puntos débiles disminuyen… Aunque pueda parecer lógico agrupar a la gente según sus puntos fuertes para crear equipos altamente motivados, la investigación muestra que el mayor beneficio procede de combinar fuerzas y debilidades complementarias. Por ejemplo, se empareja a la gente que es muy productiva, pero con una calidad más débil, con aquellos cuya calidad es mejor, pero la productividad es más baja


Efectos

El resultado de estos 'emparejamientos simbióticos' tiene un efecto positivo: los miembros del equipo conservan sus puntos fuertes, sin afectarles el hecho de sentarse cerca de un compañero que era peor en ese área. Sin embargo, la gente mejora en sus competencias más débiles por la influencia de sus colegas más fuertes. Los empleados con una alta productividad aumentaron la calidad, y las personas con una alta calidad fueron más productivas.

“Los profesionales mejor valorados suelen destacar por su eficacia o por la calidad de su trabajo”

 

Gracias a estos 'emparejamientos simbióticos', una combinación óptima del talento puede ser mucho mayor que la suma de las partes individuales.

 

En concreto, las start up pueden aprender que este tipo de emparejamientos son una muestra sobre cómo las fuerzas complementarias -como la creatividad y las ideas de comercialización- pueden impulsar de forma significativa el rendimiento y la viabilidad de una empresa.

Consecuencias

Las consecuencias tienen dos vertientes distintas. La primera es que los equipos deben ser optimizados continuamente para lograr un mayor rendimiento en áreas complementarias. La segunda es que los "emparejamientos simbióticos" requieren que las personas trabajen juntas en una proximidad física, lo que va en contra del teletrabajo. Pero, existe una desventaja potencial de la proximidad física cuando hay personas tóxicas en el lugar de trabajo. Estos profesionales tóxicos son aquellos que persisten en un comportamiento altamente negativo que puede llevar al despido.

Crean un efecto negativo secundario que lleva a un mayor riesgo de que otros actúen de la misma forma. Esta toxicidad es tan potente que el efecto negativo puede detectarse en toda una planta. Sin embargo, cuando se despide o se traslada a un profesional de este tipo, el riesgo de que exista un comportamiento inadecuado continuado disminuye inmediatamente.

 

Basándonos en estos resultados, es bastante más importante eliminar a un trabajador tóxico que buscar a una superestrella. Sin embargo, extirpar lo negativo no es lo único que las empresas pueden hacer para mejorar el rendimiento de sus equipos, sino realizar 'emparejamientos simbióticos' poniendo énfasis en quién se sienta con quién y en cómo podrían liberar su potencial y lograr un mejor resultado, con un efecto dominó positivo.



Tomado de: http://www.expansion.com/emprendedores-empleo/desarrollo-carrera/2017/07/07/595fc0b6268e3e8e4e8b45c2.html  

Escribir comentario

Comentarios: 0